Novedades



TRIBUNAL DE APELACIONES EN LO CIVIL DE 4º TURNO

SENTENCIA Nº 161

MINISTRO REDACTOR: Dra. Ana María Maggi

Montevideo, 15 de setiembre de 2020

VISTOS:

AUTOS: “GIACHETTO COLOMBO, Jhony y otros C/ Couto Sánchez, Eduardo y otro. -DAÑOS Y PERJUICIOS-.” IUE: 2-43331/2014.

I) El objeto de esta instancia está determinado por el Recurso de Apelación interpuesto por el demandado Couto (fs. 572 y sigs.) y los Recursos de Adhesión a la apelación interpuestos por la parte actora (fs. 588 y sigs.) y por la IMM (fs. 596 y sigs.) contra la Sentencia Nº 64/2019 (fs. 567 y sigs.), dictada por la Sra. Juez Letrado de P.I en lo Civil de 4° Turno, Dra. Ana María Bello que hizo lugar parcialmente a la demanda y en su mérito condenó al demandado Couto a abonar los montos de: $ 35.000 al actor Giachetto por daño emergente; 150.000 por daño moral de Giachetto; $ 100.000 por daño moral de la Sra. Elena López y $ 65.000 para el hijo. Más reajustes e intereses en el daño emergente y daño moral. Se hizo lugar al lucro cesante cuya determinación fue diferida a la etapa de liquidación de sentencia. Condenó a abonar al CASMU ...


El texto completo ha sido incorporado en la Base de Datos respectiva y sólo puede ser visualizado por los suscriptores de El Derecho Digital. Por más información haga click aquí o consulte al (+598) 2903 5119.



TRIBUNAL DE APELACIONES EN LO CIVIL DE 4º TURNO

SENTENCIA Nº 161

MINISTRO REDACTOR: Dra. Ana María Maggi

Montevideo, 15 de setiembre de 2020

VISTOS:

AUTOS: “GIACHETTO COLOMBO, Jhony y otros C/ Couto Sánchez, Eduardo y otro. -DAÑOS Y PERJUICIOS-.” IUE: 2-43331/2014.

I) El objeto de esta instancia está determinado por el Recurso de Apelación interpuesto por el demandado Couto (fs. 572 y sigs.) y los Recursos de Adhesión a la apelación interpuestos por la parte actora (fs. 588 y sigs.) y por la IMM (fs. 596 y sigs.) contra la Sentencia Nº 64/2019 (fs. 567 y sigs.), dictada por la Sra. Juez Letrado de P.I en lo Civil de 4° Turno, Dra. Ana María Bello que hizo lugar parcialmente a la demanda y en su mérito condenó al demandado Couto a abonar los montos de: $ 35.000 al actor Giachetto por daño emergente; 150.000 por daño moral de Giachetto; $ 100.000 por daño moral de la Sra. Elena López y $ 65.000 para el hijo. Más reajustes e intereses en el daño emergente y daño moral. Se hizo lugar al lucro cesante cuya determinación fue diferida a la etapa de liquidación de sentencia. Condenó a abonar al CASMU la suma de $ 333.410 más los reajustes desde la fecha en que se efectuaron los respectivos gastos e intereses desde la demanda, ambos hasta la fecha de su respectivo pago. Desestimando la demanda en relación a la Intendencia de Montevideo.

II) El apelante (demandado Couto) expresó que en su escrito recursivo (fs. 572 y sigs.) que la sentencia dictada le agravia por las razones siguientes.
Afirma que su representado gozaba de preferencia en la intersección en donde se produjo el impacto. Sostiene que al no haber cartel en la intersección de las calles Gral. Acha y Mariano Soler es aplicable el art. D 621 de la Ordenanza General de Tránsito del Departamento de Montevideo. Si no existe señalización no puede considerarse una arteria como preferente. Manteniéndose el principio general según el cual es preferente el conductor que se aproxime a la intersección desde la derecha.
Expresa que ante la ausencia de cartel no se puede concluir que existía una preferencia para los vehículos que circulaban por la calle Acha. Menciona la declaración del testigo Guerra que afirmó que la intersección estuvo casi un año sin cartel (fs. 271).Es un cruce de calles de similares características.
El daño moral por rebote otorgado a los co actores Elena López y Iojan Giachetto debe ser desestimado por improcedente atento a la entidad de las lesiones sufridas por Giachetto.
CASMU carece de legitimación activa para solicitar el recupero de los gastos en que incurrió en la atención del afiliado.
Respecto a los coactores Sres. Giachetto y López no estableció el momento desde el que deben aplicarse los intereses afirmando que deben ser desde la demanda.

III) La parte actora evacuó el traslado (fs. 588 y sigs.) y adhirió al recurso de apelación agraviándose en relación al rechazo de la demanda contra la IMM por la no existencia del cartel de pare en el lugar del accidente.

IV) La representante de la IMM evacuó el traslado conferido e interpuso recurso de adhesión a la apelación (fs. 596 y sigs.) expresando agravio eventual para el caso de que se entienda que en casos en los que no existe el cartel señalizador rige la preferencia del que aparece por la derecha.
Como agravios eventuales expresa:
- Que se debe reducir el daño moral del Sr. Jhonny Giachetto y desestimar el daño moral de la Sra. Elena López y de Iojan Giachetto; y los intereses deben ser a partir de la fecha de presentación de la demanda.
-El daño emergente del Sr. Giachetto debe ser reducido considerablemente y los intereses se deben fijar desde la presentación de la demanda.
-El lucro cesante debe fijarse en la suma de $ 24.472 no corresponde que se difiera a la etapa de liquidación de sentencia.
Considera que existe falta de legitimación activa del CASMU.

V) Se franqueó la correspondiente alzada, se remitieron los autos, y recibidos los mismos, previo estudio legal, se dispuso en el día de la fecha proceder a dictar decisión anticipada en el día de la fecha en legal forma.

VI) La Sala arribará a decisión revocatoria del fallo apelado, en virtud de las razones que se habrán de explicitar a continuación.

VII) Interpretada la demanda de conformidad con los criterios generales de aplicación en la materia (Odriozola, Judicatura, Nº 10, Año I, pág. 244 y ss.) surge que los tres primeros actores promovieron demanda por daños y perjuicios y el CASMU por cobro de pesos, acción de repetición (recupero de gastos médicos).
Señalan que el 29 de mayo de 2013 el actor Jhony Giachetto circulaba en su moto por la calle General Acha cuando al llegar al cruce con la calle Mariano Soler fue violentamente embestido por el vehículo marca Chevrolet conducido por el demandado Eduardo Couto que circulaba a alta velocidad por la calle Mariano Soler en dirección suroeste.
El responsable de la colisión fue el auto que no respetó la preferencia de circulación que tenía la calle Gral. Acha sobre la calle Mariano Soler.
Afirmó que la IMM contribuyó al accidente en la medida que el día del accidente el cartel de “Ceda el Paso” que debía estar sobre Mariano Soler (dándole preferencia a Gral. Acha) no estaba, fue repuesto el día después del accidente. La responsabilidad de la IMM se verifica en la omisión de haber colocado el cartel de Ceda el Paso en Mariano Soler ante el cruce con Gral. Acha a los efectos de evitar accidentes. Reclaman indemnización de daños y perjuicios ocasionados por el accidente (daño moral, lucro cesante y daño emergente del Sr. Giachetto; y Daño moral al menor Iojan Giachetto López y a Elena López Curbelo).
En cuanto a la legitimación activa de CASMU expresan que el Decreto N° 103/86 ha dispuesto en su art. 12 que “En toda lesión consecuencia de accidentes de tránsito la Institución tendrá derecho a repetir de acuerdo con las normas generales en materia de derecho civil ante el causante o su asegurador, los gastos resultantes de la atención al afiliado liquidados de acuerdo a los costos mutuales”.
-En la contestación de la demanda el Sr. Eduardo Couto opuso excepción de falta de legitimación activa de CASMU, en cuanto a la responsabilidad expresa que no puede imputarse al compareciente responsabilidad alguna en el accidente. Afirma que circulaba por la calle Mariano Soler cuando al arribar al cruce con Gral. Acha emergió por la referida vía y desde su izquierda la motocicleta guiada por el actor y que en el lugar no había cartel señalizador de PARE o CEDA el PASO. Sostiene que de acuerdo al art. 17 numeral 3) de la ley 18.191 se establece que “Cuando dos vehículos se aproximan a una intersección no señalizada procedentes de vías diferentes el conductor que observase a otro aproximarse por su derecha cederá el paso”.
Las preferencias especiales de paso determinadas en un cruce concreto solo serán tales cuando exista un cartel señalizador que así lo indique de lo contrario regirá el criterio general de la derecha.
La IMM si bien habría dictado una resolución otorgando preferencia de paso a una arteria sobre otra en esa intersección omitió mantener la cartelería en el lugar.
Niega que se desplazara a velocidad.
Controvirtió la existencia, procedencia, entidad, nexo causal y cuantificación de los daños reclamados.
Se opone al cómputo del reajuste e intereses desde el ilícito.
-La IMM contesta la demanda expresando que es la conducta del codemandado Couto la que causó el siniestro al no respetar la preferencia del vehículo que circulaba por Gral. Acha, preferencia dispuesta por la Resolución 798-05/4000 de la Comuna del 13 de septiembre de 2005, los carteles se colocaron el 20 de septiembre de 2005 es decir hace nueve años lo que es de público conocimiento y el demandado lo conocía o debió conocerlo. La señalización se repuso tres veces en el 2013: 19 de enero, 25 de febrero y 30 de mayo como surge de la propia documentación que agrega el actor. No hubo denuncia de la falta de señales. Afirma que su mandante no es responsable del accidente. Controvierte los rubros reclamados en cuanto a su existencia y monto.

VIII) La Sala ha sostenido en anteriores pronunciamientos que “cuando se debate como acontece subespecie supuesto de colisión de vehículos en movimiento debe abonarse el entendimiento que, de principio, las presunciones de culpabilidad-causalidad editadas por art. 1324 C. Civil se neutralizan y recobran vigencia los principios generales que reclaman acreditación de culpa contraria por aquel que la invoca (arts. 137, 139 y conc. C.G.P.) ampliamente de la Sede Sents. Nº 16, 78/96; 51/97; 41/99 y etc.)”Sent. 6/2017; 129/2016, 107/2016 entre otras.

IX) En la ocasión no ha sido controvertido que el evento dañoso se produjo el 29 de mayo de 2013 en la intersección de las calles Gral. Acha - vía de tránsito por la que circulaba el actor, Jhony Giachetto - y la calle Mariano Soler por donde se desplazaba el auto conducido por el demandado (Eduardo Couto)- circunstancias fácticas que surgen del parte policial (fs. 9 y ss.), del parte elaborado por el BSE (fs. 11 a 13) y de la Diligencia Preparatoria tramitada en los autos acordonados (IUE 2-047271/2013).
Ahora bien, existen en cambio discrepancias respecto a cual era el vehículo preferente en el cruce.
Porque si bien en la intersección de Gral. Acha y Mariano Soler se colocó por parte de la IMM un cartel de CEDA EL PASO que da preferencia a la calle Gral. Acha, ha resultado probado que a la fecha del accidente dicho cartel señalizador no estaba en el lugar.
El demandado ha sostenido que él era preferente porque al no estar el cartel de Ceda el Paso es preferente el vehículo que aparece por la derecha o sea el que circula por Mariano Soler.
La cuestión relativa a la falta del cartel señalizador de Ceda el Paso ha determinado distintas posiciones en la jurisprudencia lo que evidencia que se trata de un tema opinable.
En el caso ha resultado probado que la IMM por Resolución 798-05/4000 del 13 de septiembre de 2005 (fs. 108) dispuso que la calle Gral. Acha es preferente en el cruce con Mariano Soler y el cartel de Ceda el Paso se colocó el 20 de septiembre de 2005 y se repuso en varias oportunidades (fs. 105).
Inicialmente, entonces, la preferencia de la calle Acha surge de la Resolución de la IMM y de la colocación del cartel de Ceda el Paso.
Ahora bien, en el caso existen algunas particularidades que deben ser debidamente valoradas: se trata del cruce de dos calles similares o sea que no es notoria la preferencia de una de ellas y el cartel no estaba en el lugar como correspondía.
Según informa la IMM (fs. 105) se repuso el 25 de febrero de 2013 y el 30 de mayo de 2013 es decir al día siguiente del accidente, lo que evidencia que el cartel señalizador no estaba cuando ocurrió evento dañoso.
El testigo Javier Alberto Guerra no recordaba cual era el accidente de autos hasta que se le exhibió su declaración ante la Policía (fs. 7 del expediente de Diligencia Preparatoria acordonado) en la que expresó: ”que la moto venía por la calle Acha y el auto por la calle Soler y al llegar al cruce no disminuye la marcha y se tiró como venía”.
Dicho testigo se domicilia en la calle General Acha, que trabaja en su casa, expresó que en esa esquina hay muchos accidentes, que Mariano Soler y Acha son calles comunes y que estuvo casi un año sin cartel, que fue hurtado (fs. 271).
En dichas circunstancias no puede concluirse que el demandado, que circulaba por Mariano Soler y apareció por la derecha, no era preferente, porque se trata de dos calles comunes y no estaba colocado el cartel de Ceda el Paso.
No surge acreditado que el conductor del auto circulara a velocidad excesiva porque para tener por probado tal extremo no basta el indicio de marcas de arrastres (fs. 120 del expediente acordonado 2-047271/2013), es criterio del Tribunal (Sent. 164, 275, 283/08 y posteriores) que debe partirse de datos objetivos proporcionados a través de prueba pericial, que no obra en autos ni fue solicitada oportunamente.
Pues bien, el material probatorio, valorado conforme con las reglas de la sana crítica, y las máximas de la experiencia y en su conjunto, como lo impone el art. 140 C.G.P., no permite arribar a la convicción de que el hecho dañoso fue causado por el accionar culposo del demandado en las circunstancias pretendidas.

X) En virtud de lo expresado se estima de recibo el agravio de la actora deducido en el recurso de adhesión, relativo a la responsabilidad de la Intendencia de Montevideo.
Respecto a la Responsabilidad del Estado (arts. 24, 25 Carta) la Sala también ha expresado en anteriores pronunciamientos que, por actos, hechos u omisiones administrativas el criterio de la falta de servicio es el elemento nuclear, lo que no implica la consagración de un régimen de responsabilidad objetiva que determine que aquél deba de ser responsabilizado aún por los daños causados por su actividad lícita, o sin que exista dolo, culpa grave o negligencia de su parte, ya sea por la violación de la regla de derecho o por culpa (Martins la responsabilidad de la Administración y de los funcionarios en la Constitución Uruguaya R.D.P.P. T. XXX pág. 195 y ss.)…” (De Cores en A.D.C.U. T. XXI pag. 411”, Sent. 42/2014 entre otras). Son cometidos de la IMM (Artículo R. 19.42 del Digesto Municipal) en lo que atañe al tema en examen: Regular y controlar el tránsito del departamento de Montevideo; organizar y regular la circulación de personas y vehículos en las vías públicas del departamento; proceder a la señalización del tránsito; organizar y llevar a cabo la vigilancia del tránsito; supervisar el funcionamiento del Tránsito Público dentro del departamento de Montevideo.
En el caso la IMM no cumplió debidamente con su cometido en relación a la señalización del tránsito, ni a la vigilancia y supervisión del mismo, pues, en el cruce de Mariano Soler y Acha, en el que ocurrió el evento dañoso, no supervisó la existencia del cartel de Ceda el Paso pese a conocer que se trata de un cruce peligroso y que el retiro indebido del cartel señalizador se ha reiterado.
Ello exigía a la IMM adoptar las medidas de control adecuadas para asegurar la existencia del cartel Ceda el Paso en el lugar, las que fueron omitidas, lo que supone falta de servicio y determina su responsabilidad.

XI) La IMM interpuso recurso de adhesión a la apelación (fs. 596 y sigs.) contra la sentencia dictada en autos planteando agravio eventual en cuanto los rubros y montos condenados.
Afirma que se debe reducir el daño moral del Sr. Jhonny Giachetto desestimar el daño moral de la Sra. Elena López y de Iojan Giachetto; y los intereses deben ser a partir de la fecha de presentación de la demanda.
El agravio relativo al monto de la indemnización por daño moral de Giachetto no resulta de recibo y, contrariamente a lo afirmado por el apelante, se estima que el daño moral ocasionado a la cónyuge e hijo surge probado.
De acuerdo al dictamen pericial el Sr. Giachetto a consecuencia del accidente de tránsito tuvo fractura de pierna derecha desplazada; se colocaron fijadores externos y posteriormente osteosíntesis con placa peroné y Kuntscher (fs. 353). Fecha de ingreso 29/06/13 y fecha de egreso 05/07/13; 03/01/14 Fractura consolidada. Camina sin dolor. 04/02/14 Excelente evolución. Alta (fs. 354)”.
De dicho dictamen resulta que el tiempo de curación fue largo y que las lesiones tuvieron repercusión en las actividades habituales, familiares y sociales de grado muy importante durante el período de internación y rehabilitación precoz. ”Requiere reposo obligado, pérdida de capacidad de relación socio familiar. Incapacidad para el ocio y deporte o actividades que requieran la indemnidad de los miembros inferiores. Imposibilidad de relación conyugal al menos durante seis semanas…”.
Lo expresado demuestra con claridad que la lesión ocasionada por el accidente tuvo repercusión en la vida del Sr. Giachetto, su cónyuge e hijo, durante su larga convalecencia.
La aflicción provocada resulta de las declaraciones testimoniales recepcionadas.
Concretamente con respecto a la cónyuge Testigo Marianela Rosa (fs. 183), el Testigo Rubén Camacho (fs. 180 y sigs.) y en relación al hijo la Testigo Andrea Méndez (fs. 173 y sigs.) Testigo Leonardo Chaquero (fs. 175 y sigs.) Testigo Viviana Fernández (fs. 179 y sigs.).
La valoración de los elementos convictivos antedichos, en su conjunto, y conforme con la regla de la experiencia y a la sana crítica conducen a considerar razonable y proporcional a la alteración generada en la vida de la familia, el monto de la indemnización dispuesta en la sentencia apelada: $ 150.000 para el Sr. Giachetto; $ 100.000 para la Sra. Elena López y $ 65.000 para el hijo.
En lo relativo al daño emergente del Sr. Giachetto se reclama en la demanda $ 70.000 por gastos farmacéuticos, órdenes (tickets), traslados en taxi, traslados en ambulancia, etc. (fs. 65).
Teniendo presente que según surge de la Historia Clínica y de la prueba testimonial el actor estuvo internado en dos oportunidades y tuvo una larga convalecencia (siete meses) el monto fijado por la sentenciante- $ 35.000 más intereses y reajustes -resulta razonable y se habrá de confirmar.
Los intereses deben correr desde la demanda atento a que así fue solicitado en la demanda (fs. 75 vta.)

XII) El Agravio de la IMM respecto al lucro cesante se estima de recibo.
La pérdida de ganancia existió y consistió en la diferencia entre el sueldo que percibía el actor en su trabajo y lo que percibió del BPS durante siete meses en los que estuvo amparado en el seguro de enfermedad.
El trabajo que realizaba surge de la Historia Laboral agregada (fs. 227), constando que el mes de mayo de 2013 fue el último mes trabajado, percibía $ 17.943, por tanto, la pérdida de ganancia a indemnizar es la diferencia entre el salario líquido en mayo 2013 nominal menos descuentos legales (aportes jubilatorios, aportes FONASA, IRPF, aporte al FRL), y la suma percibida del BPS que fue $ 10.337 durante siete meses (fs. 65).
Tratándose de un cálculo simple no se requiere diferir su liquidación al proceso incidental.

XIII) No resulta compartible el agravio relativo de la IMM referente a la falta de legitimación activa del CASMU.
La Sala en anterior integración, que en la actual se mantiene, se ha pronunciado sobre la legitimación activa de las Instituciones Médicas en casos similares al planteado en el presente proceso.
En tal sentido ha expresado “Es criterio asumido por el Tribunal que la legitimación activa del centro asistencial puede ser reconocida en supuesto de tutela aquiliana del débito como daño de rebote (art. 1319 C.C.; Szafir - Venturini, A.D.C.U., T. XX, pág. 418 y ss.), o en su caso como operativa de subrogación legal (art. 1472 C.C.; De Cores, op. cit., T. XXIV, págs. 527 y ss.).
"Admitida por el Tribunal la tutela aquiliana del crédito como "instituto de recibo en el ámbito del art. 1319 C.C. cuando, como enseña el Maestro, se desvincula la noción de ilicitud de la violación de un deber, pues si bien "el tercero no está vinculado en cuanto no es sujeto pasivo de la obligación (vale decir que, por tener esa calidad de tercero, escapa a la pretensión del acreedor); ello no significa, empero, que no tenga que respetar la situación jurídica creada por el vínculo obligacional, y dentro de la misma, el derecho del acreedor, cuya esfera no puede invadir" ("Tratado ...", T. XIX, pág. 295; Sent. 150/00), no existe razón alguna para desestimar la tutela en el lado pasivo de la relación, porque el accidente que involucró a los asociados de la mutualista produce dos perjuicios: lesiona el derecho a la integridad y la vida de éstos y hace más gravosa la prestación a cargo de la institución prestadora de servicios de salud; este último "no es un efecto reflejo y mediato del daño inicial: hay dos eventos dañosos consecuencia de una sola acción" (Gamarra, op. cit., pág. 297), lo que excluye las dificultades que se proponen en la determinación del nexo causal que plantea (Collazo, A.D.C.U., T. XXI, págs. 585 y ss.)".
"Aún, desde otra óptica, la asistencia prestada por la mutualista extingue al mismo tiempo dos obligaciones, por un lado su propia obligación "vis a vis" frente a su asociado y por otra la del civilmente responsable; no hay ningún argumento que impida considerar que una misma prestación constituya el objeto de dos obligaciones diferentes, razón por la cual en aplicación del art. 1472 inc. 2 C.C. ha de considerarse que la mutualista se ha subrogado en los derechos de las víctimas (De Cores, op. cit., cf. Mestre, citado por Berdaguer en "Fundamentos de Derecho Civil", T. II, pág. 195, nota 40 y A.D.C.U., T. XXV, págs. 427, 431 y ss.)."
"Criterios que en definitiva persiguen con sentido de justicia que sea el responsable del ilícito quien repare la totalidad del perjuicio causado y no resulte beneficiado con las prevenciones asistenciales asumidas por quien resultó lesionado en el ilícito (T. XXI, c. 937; T. XXII c. 966, 967; T. XXIII c. 991, 992; T. XXIV c. 1088; T. XXV c. 839; T. XXVII c. 662; T. XXVIII c. 735 - 736; T. XXIX c. 597; T. XXX c. 805, 806)" (Sent. 143/01, 74, 296/03; 102, 267/06, 112/08 del Tribunal, además S.C.J. sent. 294/02; A.D.C.U. T. XXXI c. 796; T. XXXII c. 766). Sent. N° 57/2015.
Y, se comparte lo expresado por la SCJ en Sentencia N° 785/2012 (citada por el apelante) en cuanto a que el fundamento de la legitimación activa de la mutualista-el daño económico que sufrió por el hecho ilícito del demandado - es independiente de cómo esta perciba el pago de la cuota de atención del afiliado (que podrá ser abonada directamente por éste o por el FONASA). (Sent. 94/2018).
En definitiva, no caben dudas que posee legitimación activa en la presente litis.
Corresponde, entonces, confirmar lo resuelto respecto a la legitimación activa del CASMU.
De acuerdo a lo expresado se habrá de condenar a la IMM a abonar al CASMU el monto fijado en la sentencia impugnada que resulta acorde a la prueba incorporada al proceso y fue consentida por las partes.

XIV) La correcta conducta observada por las partes, imponen que las costas y costos del grado, se asuman en el orden causado.

Por los fundamentos expuestos, lo dispuesto en normas citadas y art. 200 C.G.P. en decisión anticipada el Tribunal

FALLA:

Revócase la sentencia de primera instancia en cuanto condena al demandado Couto y en su lugar se dispone: Condénase a la IMM a abonar los montos fijados en la decisión apelada: $ 35.000 al actor Giachetto por daño emergente; 150.000 por daño moral de Giachetto; $ 100.000 por daño moral de la Sra. Elena López y $ 65.000 para el hijo. Más reajustes e intereses estos últimos desde la fecha de la demanda (de acuerdo a lo solicitado por el actor) en los rubros daño emergente y daño moral.
Respecto al lucro cesante –pérdida de ganancia por las diferencias en su trabajo en la Clínica Diálisis- tratándose de un cálculo simple se condena a la IMM a pagar la diferencia entre el sueldo mensual líquido que percibía el accionante en su trabajo y lo abonado por el BPS durante siete meses, de acuerdo a lo expuesto ut supra, sin ser necesario diferir la liquidación al proceso incidental.
Condenándose a la IMM a abonar al CASMU la suma fijada en la apelada de $ 333.410 más los reajustes desde la fecha en que se efectuaron los respectivos gastos e intereses desde la demanda, ambos hasta la fecha de su respectivo pago.
Sin sanciones procesales en el grado.
Oportunamente, devuélvanse.


Dra. Ana María Maggi – MINISTRO
Dra. Mónica Anabel Besio – MINISTRO
Dr. Guzmán López Montemurro – MINISTRO
Esc. Anabel Melgar Grajales - SECRETARIA LETRADA

DDU - CASO - JPP - 11330